OLD ROMAN CATHOLIC CHURCH LATIN RITE

Inicio » MISAS GREGORIANAS » MINISTERIOS » “IGLESIA DE LA FAMILIA” LA BENDICIÓN DE DIOS EN TU HOGAR

“IGLESIA DE LA FAMILIA” LA BENDICIÓN DE DIOS EN TU HOGAR

LA IGLESIA DE LA FAMILIA EN COLOMBIA

EL SACERDOCIO EN LA FAMILIA

Misión

“Iglesia de la Familia” La bendición de Dios en tu hogar, desde la Pastoral, tiene como misión  mediante la celebración de la Palabra y la Eucaristía,  hacer viva la presencia  de Jesucristo Sacramentado, como el Dios con nosotros, en los hogares y en el corazón de los padres, madres e hijos con sus familiares, para el fortalecimiento de la familia y la sociedad, en los pueblos, ciudades de Colombia, América y el  mundo entero.

Visión

“Iglesia de la Familia” La bendición de Dios en tu hogar, desde la Pastoral Familiar, se convertirá en el término del año 2030, en una Iglesia evangelizada y evangelizadora. Donde sus miembros de esta gran  familia de Dios sean testigos del amor de Jesucristo Sacramentado, actuando  con justicia y libertad, en cada uno de los proyectos de bienestar familiar y social por toda América y el mundo entero.

LA VIDA FAMILIAR DEL CRISTIANO  (Efesios, 5)

“Sed sumisos los unos a los otros en el temor de Cristo. 22. Las mujeres a sus maridos, como al Señor, 23. Porque el marido es cabeza de la mujer, como Cristo es Cabeza de la Iglesia, el salvador del Cuerpo. 24. Así como la Iglesia está sumisa a Cristo, así también las mujeres deben estarlo a sus maridos en todo. 25. Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella, 26. Para santificarla, purificándola mediante el baño del agua, en virtud de la palabra, 27. y presentársela resplandeciente a sí mismo; sin que tenga mancha ni arruga ni cosa parecida, sino que sea santa e inmaculada.   28. Así deben amar los maridos a sus mujeres como a sus propios cuerpos. El que ama a su mujer se ama a sí mismo.   29. Porque nadie aborreció jamás su propia carne; antes bien, la alimenta y la cuida con cariño, lo mismo que Cristo a la Iglesia, 30. Pues somos miembros de su Cuerpo. 31. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne. 32. Gran misterio es éste, lo digo respecto a Cristo y la Iglesia. 33. En todo caso, en cuanto a vosotros, que cada uno ame a su mujer como a sí mismo; y la mujer, que respete al marido”.

La Iglesia de la familia en mundo, ORCCRITOLATINO, Arquidiócesis de Canadá, Estados Unidos, Europa, Africa, Asia y Sur América.

La Iglesia de la familia en Colombia, ofrece asesorías de parejas Nacional e internacionalmente.

La familia Familia cristiana es una iglesia doméstica

“Así que cumplieron todas las cosas según la Ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría; y la gracia de Dios estaba sobre él” (Lc 2,39-40).

La Iglesia de la Familia en Colombia, es una comunidad de fe, esperanza y caridad. Por eso le podemos llamar Iglesia doméstica.

La Iglesia de la Familia cristiana es una comunión de personas, que reflejan la comunión que existe en Dios entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Así como Dios es creador, la familia comparte con Él esa obra, al procrear y educar a los hijos. ¡Qué gran dignidad tiene la familia que se asemeja a Dios en su obra creadora!.

La familia cristiana, como Jesús, que cuando vino al mundo se dedicó a llevar la palabra de su Padre a todos los hombres, así, la familia tiene la misión de seguir sus pasos, de evangelizar; primero que nada, a sus propios hijos y a todos cuantos le rodean. La familia cristiana también es misionera, pues querrá que otras personas también conozcan a Dios, y serán testimonio del amor de Dios por todos.

También, la familia cristiana esta llamada a la oración. A orar juntos a Dios, quien ha creado a la familia. Así, una familia que reza unida, permanecerá unida, pues juntos, los miembros de la familia se ayudarán mutuamente a vivir como auténticos cristianos.

Con la oración diaria, es decir, platicando con Dios en todo momento, contándole todo lo que pasa entre la familia para así estar más cerca de Él, es como se va a fortalecer la unión y el amor que existe entre los miembros familiares. Y, si una familia está unida con Dios por medio de la oración común, el respeto a todas las personas (que somos imagen y semejanza de Dios) se vivirá continuamente, como Dios lo ha planeado.

Es muy bueno el que todos los días, en familia se lea la Palabra de Dios. Si Dios está presente en las conversaciones, el comportamiento de los miembros de la familia será reflejo del amor de Dios. Si únicamente se habla de fútbol, chismes, envidias,…, el comportamiento de la familia será de la misma manera.

La familia cristiana es privilegiada entre las que no son cristianas, ya que es llamada por Dios nuestro Padre a ser en donde se dé la educación en los valores cristianos como el amor, la ayuda mutua, el servicio a los demás y sobre todo, a seguir a Cristo como lo hicieron sus apóstoles.

¡Qué hermoso es encontrar familias que viven ese amor por los demás! ¡Qué felicidad se ve en los rostros de aquéllos que aman a Dios!

Cuando Dios habita en una familia, la felicidad abunda en todos sus miembros.

GRATUIDAD Y EDUCACIÓN EN LA FE.

El santo Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, el pórtico de la vida en el espíritu («vitae spiritualis ianua») y la puerta que abre el acceso a los otros sacramentos. Por el Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo y somos incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión. La pura gratuidad de la gracia de la salvación se manifiesta particularmente en el bautismo de niños. Por tanto, la Iglesia y los padres privarían al niño de la gracia inestimable de ser hijo de Dios si no le administraran el Bautismo poco después de su nacimiento. Los padres cristianos deben reconocer que esta práctica corresponde también a su misión de alimentar la vida que Dios les ha confiado.

Los padres a través de la educación cristiana ayudan a que los propios hijos se hagan más conscientes cada día del don recibido de la fe, mientras se inician gradualmente en el conocimiento del misterio de la salvación, se forman para vivir según el hombre nuevo en justicia y santidad de verdad y contribuyen al crecimiento del Cuerpo místico. La misión de la educación exige que los padres cristianos propongan a los hijos todos los contenidos que son necesarios para la maduración gradual de su personalidad desde un punto de vista cristiano y eclesial. La misión educativa comporta que la familia transmita e irradie el Evangelio, hasta el punto de que la misma vida de familia se hace itinerario de fe y, en cierto modo, iniciación cristiana y escuela de los seguidores de Cristo. En la familia todos los miembros evangelizan y son evangelizados.

EVANGELIZACIÓN EN LA FAMILIA

En virtud del ministerio de la educación los padres, mediante el testimonio de su vida, son los primeros mensajeros del Evangelio ante los hijos. Es más, rezando con los hijos, dedicándose con ellos a la lectura de la Palabra de Dios e introduciéndolos en la intimidad del Cuerpo de Cristo mediante la iniciación cristiana, llegan a ser más plenamente padres. Por tanto uno de los campos en los que la familia es insustituible es ciertamente el de la educación religiosa, gracias a la cual la familia crece como “iglesia doméstica”. La educación religiosa y la catequesis de los hijos sitúan a la familia en el ámbito de la Iglesia como un verdadero sujeto de evangelización y de apostolado. Se trata de un derecho relacionado íntimamente con el principio de la libertad religiosa.

AYUDA DE OTRAS INSTITUCIONES

Las familias, y más concretamente los padres, tienen la libre facultad de escoger para sus hijos un determinado modelo de educación religiosa y moral, de acuerdo con las propias convicciones. Pero incluso cuando confían estos cometidos a instituciones eclesiásticas o a escuelas dirigidas por personal religioso, es necesario que su presencia educativa siga siendo constante y activa.

A fin de que los padres cristianos puedan cumplir dignamente su ministerio educativo, el Estado y la Iglesia tienen la obligación de dar a las familias todas las ayudas posibles, a fin de que puedan ejercer adecuadamente sus funciones educativas. Se subraya la exigencia de una particular solidaridad entre las familias, que puede expresarse mediante diversas formas organizativas como las asociaciones de familias para las familias. Es importante que las familias traten de construir entre ellas lazos de solidaridad. Esto, sobre todo, les permite prestarse mutuamente un servicio educativo común: los padres son educados por medio de otros padres, los hijos por medio de otros hijos. Se crea así una peculiar tradición educativa, que encuentra su fuerza en el carácter de la familia “iglesia doméstica”.

LA PASTORAL FAMILIAR EN LA VIDA DE LA IGLESIA

En los últimos 20 años, los documentos de la Iglesia han señalado con insistencia que la pastoral de la familia,  es una prioridad de su evangelización. Juan Pablo II, en su discurso inaugural de Puebla (1979), lo señaló al invitar con las siguientes líneas: “haced todos los esfuerzos para que haya una pastoral de la familia.

Atended a campo tan prioritario con la certeza de que la evangelización; en el futuro depende en gran parte de la Iglesia doméstica”.

En la IV Conferencia General en Santo Domingo (1992), reiteró: esta urgencia de  atención a las familias al decir que “es necesario hacer de la pastoral de la  Familia una prioridad básica, sentida, real y operante”.

En el año 1996 hizo una afirmación que causó una gran inquietud en la pastoral de la Iglesia, al decir que: “la familia debe ocupar el centro de  los planes pastorales diocesanos y nacionales” con la cual expresa, que las actividades de cualquier pastoral repercuten necesariamente en la familia. Su intención, no era afirmar  que la pastoral familiar debería absorber a todas las demás pastorales, al modo de una pastoral globalizante, al contrario la pastoral familiar necesita ser coordinada con todas las demás pastorales y catequesis,  la cual le permitirá estar vitalmente conectada con la estructura pastoral a fin de que entre todas le ayuden a  responder adecuadamente a la gran diversidad de requerimientos que presenta la familia.

En los actuales momentos la realidad  de la sociedad en que vivimos, nos muestra una situación negativa que amaga el sano y pleno desarrollo de la familia, constatándose casos dolorosos y apremiantes, que requieren de una urgente orientación y ayuda.  Frente a la pérdida de valores, el deterioro de los vínculos familiares y la falta del referente paterno, cobra actualidad la razón que el mismo Cristo da de su venida: “Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia” (Juan 10,10).  Esto la Iglesia lo traduce en mejor calidad de vida,

tanto en el aspecto humano como cristiano, asumiéndolo como un legado que compromete sus mejores esfuerzos.

1.- ¿Que se entiende por Pastoral Familiar?

Se entiende por Pastoral familiar la acción de la Iglesia orientada a la evangelización y promoción de la familia, donde se hace evangelizadora de otras muchas familias y del ambiente en que ella vive.

Esta evangelización y promoción de la familia se realiza en una acción conjunta con otras pastorales, en un sentido autentico de comunión de Iglesia.

2.- Características de la Pastoral Familiar

Esta Pastoral familiar debe ser una pastoral  básica, sentida, real y operante.

Básica,  porque la familia está presente siempre, de alguna manera, en cualquier expresión de la actividad pastoral.  Sentida, porque es acogida y asumida por toda la comunidad diocesana.  Real,  porque está respaldada concreta y decididamente por el acompañamiento del Obispo diocesano y sus párrocos. Operante, por que debe estar insertada en una pastoral orgánica. Es también específica, porque se dirige a las familias con su propio ciclo de vida y sus diversas realidades,  con momentos y circunstancias que requieren una atención precisa y especializada.

3.- ¿A qué familias se dirige la pastoral familiar?

“La solicitud pastoral de la Iglesia no se limitará solamente a las familias cristianas más cercanas, sino que, ampliando los  propios horizontes en la medida del corazón de Cristo, se mostrará más viva aún hacia el conjunto de las familias en general y en particular hacia aquellas que se hallan en situaciones difíciles e irregulares”

4.- Agentes de la pastoral de la Iglesia de la familiar en el mundo.

Realizan, en nombre de la Iglesia, la tarea de acompañar a las familias en las diversas etapas y procesos de formación y desarrollo.

a. Las familias Cristianas.

b. Obispos.

c. Presbíteros y diáconos.

d. Religiosos y religiosas.

e. Laicos especializados en vida familiar (médicos, abogados, psicólogos, trabajadores sociales, consejeros familiares, educadores, etc.)

f. Movimientos y servicios familiares.

a.- Las Familias Cristianas: Son las que han de sentirse directamente responsables de la evangelización y promoción de las familias. Teniendo en cuenta que ellas no sólo son objeto, sino sobre todo sujeto de la Pastoral Familiar. Ellas mismas convertidas en signos de la vida cristiana, serán testimonio convincente de que  es posible vivir el Evangelio en Familia, con amor y gozo. El primer y más importante apostolado de la familia es su testimonio de vida cristiana familiar.

b.- Obispos: Los Obispos en calidad de sucesores de los Apóstoles, participan en la misión que el mismo Cristo les confirió usando su sabiduría y prudencia que les da el Espíritu de Dios para ponerla en práctica, pero todo esto viene de Cristo que es quien, por medio de ellos, gobierna al Pueblo de Dios.

Por lo tanto “El primer responsable de la pastoral familiar en la Arquidiócesis es el obispo. Como Padre y Pastor debe prestar particular solicitud a este sector, sin duda prioritario, de la pastoral. A él debe  dedicar interés, atención, tiempo, personas, recursos; y sobre todo apoyo personal a las familias y a cuantos, en las diversas estructuras, le ayudan en la pastoral de la familia.”

c.- Presbíteros y diáconos: por la misión que han recibido, están llamados a velar pastoralmente por las familias en forma cercana, para una complementación mutua fecunda.

“El sacerdote o el diácono preparados adecuada y seriamente para este apostolado, deben comportarse constantemente, con respecto a las familias, como padre, hermano, pastor y maestro, ayudándolas con los recursos de la gracia e iluminándolas con la luz de la verdad. Por lo tanto, su enseñanza y sus consejos deben estar siempre en plena consonancia con el Magisterio auténtico de la Iglesia de modo que ayude al pueblo de Dios a formarse un recto sentido de la fe, que ha de aplicarse luego en la vida concreta.

Esta fidelidad al Magisterio permitirá también a los sacerdotes lograr una perfecta unidad de criterios con el fin de evitar ansiedades de conciencia en los fieles.”

d.- Religiosos y religiosas: tienen especiales carismas para realizar una labor fecunda en el ámbito familiar, debido a su realismo y preocupación por lo humano, su delicadeza, sensibilidad y disponibilidad, y por la gran acogida de que gozan principalmente en sectores populares y campesinos.

e.- laicos especializados: con el nombre de fieles laicos se designan a todos aquellos fieles cristianos, integrados al pueblo de Dios por su bautismo, excepto quienes pertenecen al orden sagrado o al estado religioso, que respondiendo a su vocación, se comprometen a vivir el evangelio de la familia.

Los laicos especializados prestan gran ayuda a las familias a través del ejercicio de sus profesiones; por ejemplo, médicos,  juristas, psicólogos, asistentes sociales, consejeros, comunicadores sociales, consultores familiares, catequistas y docentes. Esta ayuda puede darse, ya sea individualmente o por medio de instituciones, ofreciendo sus estudios e investigaciones, su información orientación y apoyo personal.

f.- Movimientos y servicios familiares: Los movimientos y los servicios familiares han de aportar su experiencia y su carisma especialmente en la formación de agentes, integrándose con sus propios valores y estructuras en la Pastoral Familiar Arquidiocesana, sin perder la identidad. En definitiva la comunidad eclesial entera es, en definitiva, responsable y agente de la Pastoral Familiar.

Podemos observar la importancia que a nivel eclesial esté presente la Pastoral Familiar, como pastoral básica y específica. Para ello se requiere de una estructura adecuada que coordine y anime la acción en forma permanente y sistematizada.

  • IGLESIA DE LA FAMILIA EN  EL MUNDO+

El Matrimonio y la Familia en la Iglesia y el   mundo de hoy

Pequeña síntesis sobre el valor y la función del matrimonio y de la   familia cristianos.

“El matrimonio y la familia en la Iglesia y la     sociedad de hoy”

LA FAMILIA EN EL PLAN DE DIOS

  1. Definición de matrimonio y de familia.

El matrimonio es la comunidad entre un hombre y una mujer (consorcio),     único (uno con una) e indisoluble si el consentimiento está bien realizado,     para toda la vida (indisoluble), ordenado al bien de los cónyuges y a la     generación y educación de los hijos.

El matrimonio con sus hijos forman una familia. A ella se unen los     parientes, principalmente los abuelos y luego los tíos y primos.

Sus responsabilidades son diversas, pero son iguales en dignidad todos sus     miembros.

  1. Naturaleza y orden de la familia.

La familia es una comunidad de personas a imagen de la Santísima Trinidad,     que también es comunión.

Es reflejo de la obra creadora de Dios en cuanto a la procreación y     educación.

Escuela fe fe y oración cristiana. Donde se comienza a leer la Biblia y se     aprende a relacionarse con Dios.

  1. Relaciones dentro de la familia e Iglesia doméstica.

Debe haber relaciones de mutuo respeto por la común dignidad de sus     miembros en sus diferentes roles.

Y afinidad de intereses y proyectos, sin imposiciones de unos sobre otros,     sin intentos de dominio. Cooperando diligentemente sus miembros entre sí.     Con su fe, esperanza y amor es Iglesia doméstica, célula primaria de la     misma y de la sociedad.

  1. La unicidad del matrimonio y de la familia y la ideología del género.

El matrimonio es uno con una. Lo contradice la poligamia, la poliandria, y     lo contrario a la heterosexualidad: homosexualidad, lesbianismo, travestismo,     transexualismo.

LA FAMILIA Y LA SOCIEDAD.

  1. Familia, sociedad y autoridad civil y pública.

La familia es sociedad natural, de orden natural elevado a lo divino. En     ella se inicia la vida en la sociedad (el club, la Iglesia, la escuela, el     sindicato, el trabajo).

La familia debe ser sostenida, apoyada y defendida por la autoridad civil y     sus leyes.

Las relaciones familiares iluminan las relaciones sociales: hijos de una     misma familia, Patria, Iglesia. Hermanos entre nosotros. Miembros de la familia     de Dios, que lo abarca todo y a todos.

  1. La sociedad al servicio de la familia. Obligación del poder público.

La sociedad debe servir a la familia para que realice sus objetivos de     comunión, procreación y educación. Las leyes deben protegerla en su     constitución y estabilidad moral y económica. Los MCS deben ser regulados     para sostener a la misma.

RELACIONES ENTRE LOS MIEMBROS DE LA FAMILIA.

  1. El Amor de los Esposos.

a) La fidelidad conyugal.

La sexualidad está ordenada al amor y comunión de las personas, y la     intimidad corporal de los esposos es un signo de la comunión espiritual.     Unidad psico-física espiritual.

La sexualidad es así algo honesto y digno, fuente de alegría y placer.

La fidelidad de Dios se expresa en la fidelidad conyugal a la palabra dada     en el consentimiento matrimonial. El sacramento da la gracia necesaria para     mantenerla.

Es signo también de la fidelidad de la unión de Jesús con la Iglesia.

b) La fecundidad.

La fecundidad es un don del matrimonio. Brota del amor de los esposos.     Implica también la paternidad responsable para quines lo deseen, siempre     naturalmente para hacer más pleno el amor. Pero teniendo en cuenta que no     mira solamente a la vida de este mundo, sino a su destino eterno.

La castidad conyugal (y/o continencia periódica) también es un valor de los     esposos, que expresa el mutuo respeto y fomenta el afecto entre ellos.

c) El don del hijo.

La familia numerosa es vista como un signo de la bendición de Dios y de la     generosidad de los padres.

El hijo no es un derecho sino un don, que no se puede conseguir de     cualquier manera (alquiler de vientres, inseminación artificial, donación     de semen, etc.).

No es una propiedad personal.

No es un mal absoluto la esterilidad. Agotados los tratamientos, pueden     adoptar o realizar servicios a favor de la comunidad, donde se realicen en     su paternidad y maternidad espiritual, siendo fecundo en ello.

d) Los separados con nueva unión.

Ni la Iglesia ni la comunidad los abandonan, colocando a su servicio todos     los medios de salvación a su alcance. No están separados de la Iglesia ni     excomulgados.

Se los exhorta a buscar la santidad de vida en su nueva situación,     principalmente a través de la participación de la Misa, de la oración, de     la lectura de la Biblia, de la caridad social, de la educación cristiana de     los hijos, de las obras de justicia, etc.

  1. Relaciones de los hijos para con los padres.

La piedad filial los debe llevar a respetarlos y serles dóciles cuando     conviven en su casa. Ello leva a la armonía y santidad familiar. Deben     brindarles ayuda mientras les sea posible.

Ya mayores piden su consejo, y les prestan ayuda material y moral.

  1. Relaciones entre los hermanos.

Se fundamenta también en el respeto a los padres, que favorece la armonía     de la vida familiar. Solidaridad y ayuda mutua. Apoyo en los proyectos     personales de cada uno.

  1. Relaciones de los padres para con los hijos. Los solteros.

Educación en los valores y formación espiritual. Son los primeros y     principales educadores, y éste es un deber indeclinable. La educación en     las virtudes es fundamental.

Proveen a sus hijos en sus necesidades materiales y espirituales.

Sus hijos son hijos de Dios, y deben respetarlos en su dignidad de personas     humanas.

Ellos mismos deben ser ejemplos con sus palabras y con sus acciones. Y     también pedir perdón por sus errores y defectos.

No deben presionarlos en sus elecciones y decisiones, pues son libres     (profesión, cónyuge, etc.). Sí el consejo desinteresado y abnegado que no     busca su propia satisfacción y realización.

Los solteros tienen también una misión indispensable en el Pueblo de Dios,     ya sea cuidando de su familia, profesión o evangelización.

  1. La educación de los hijos en la fe.

Introdúzcanlos en los misterios cristianos y busquen una escuela que satisfaga     estas necesidades también.

LA FAMILIA Y EL REINO DE DIOS.

  1. Los vínculos familiares, ¿son absolutos en sí mismos?

Son importantes pero no absolutos, pues el único absoluto es Dios. A Él hay     que amar sobre todas las cosas, incluso sobre la propia familia, y colocar     los intereses personales y familiares por debajo de Él y sus preceptos. Lo     principal es cumplir Su Voluntad.

La vocación primera del cristiano es seguir a Jesús, no a sus padres ni a     su familia.

Debe vivir de acuerdo con la manera de vivir de Jesús en la familia de Dios     Padre.

Debe conocer las inspiraciones y mociones que el Espíritu Santo susurra.

Incluso puede separarse de su familia y renunciar a ésta para seguir a     Jesús en una vida celibataria por el Reino de los Cielos.

ESTRUCTURA  PASTORAL DE LA IGLESIA DE LA FAMILIA EN EL MUNDO.

La pastoral familiar, como toda pastoral organizada, requiere de equipos y de personas comprometidas y cualificadas para su organización y de la implementación de espacios, grupos y equipos de Pastoral familiar en los diferentes niveles de la Iglesia, teniendo en cuenta también los movimientos familiares que garanticen su continuidad y metas de la pastoral a favor de las familias.

A nivel Nacional: Al servicio de toda la Iglesia la Arquidiócesis de Colombia  constituye la Comisión Nacional de Pastoral Familiar,  la cual depende del Consejo de Pastoral, cuyo objetivo son la animación, promoción, acompañamiento y consolidación de la pastoral familiar en las Iglesias particulares, para que las familias sean evangelizadas y evangelizadoras.

La pastoral familiar a nivel nacional busca, ante todo, promover la formación de agentes, la creación de estructuras ágiles y eficaces, la elaboración de programas y proyectos y la promoción, animación y acompañamiento de la organización pastoral de las familia s en los diferentes niveles de la Iglesia.

Comisión Nacional de Pastoral Familiar: Cuyo objetivo es tratar de desarrollar una estructura que represente a la Iglesia en la Pastoral Familiar en la organización y planificación en comunión con el Consejo de Pastoral..

A nivel Provincial o zonal: La Comisión Nacional de Pastoral familiar a través del Consejo de Pastoral, hace la propuesta de la creación de los Consejos Provinciales o zonales de Pastoral Familiar, con la cual se busca promover y acompañar en las diferentes Provincias o zonas la Pastoral Familiar. Así mismo propone la creación de los Equipos Vicariales de Pastoral Familiar y a su vez los Grupos Parroquiales de Pastoral Familiar.

A nivel de Vicarias Episcopales: La Pastoral Familiar a nivel de vicarias  episcopales, busca la coordinación, promoción, animación, y formación de agentes para la organización de la pastoral familiar.

A nivel Parroquial: Cada parroquia debe procurar la implementación de un equipo de pastoral familiar, impulsado y promovido por su párroco en comunión con el equipo vicarial, donde a su vez el grupo procurará la promoción, acompañamiento, animación y organización de la pastoral familiar parroquial. Como respuesta a las necesidades de la familia y de un camino de desarrollo de vida que logre su plenitud en todos los planos, la Iglesia plantea la tarea de evangelización de la familia, a través de la Pastoral Familiar.  Esta tarea, a nivel parroquial, descansa en el grupo de Pastoral local familiar y es adonde llega directamente a las familias.

DEL CONSEJO DE PASTORAL, DEPENDE LA COMISION NACIONAL DE PASTORAL FAMILIAR

Que estará  conformada por:

UN ARZOBISPO METROPOLITANO- UN OBISPO- UN SACERDOTE- UN  DIACONO Y TRES PAREJAS DE MATRIMONIO COMPROMETIDAS CON LA IGLESIA.

EL CONSEJO PROVINCIAL O ZONAL, DEPENDE DE LA COMISION NACIONAL DE PASTORAL FAMILIAR.

Que estará conformada por:

DOS SACERDOTES, UN DIACONO Y TRES PAREJAS DE MATRIMONIOS COMPROMETIDOS CON LA IGLESIA.

EL EQUIPO VICARIAL, DEPENDE DEL CONSEJO PROVINCIAL O ZONAL DE PASTORAL FAMILIAR.

Que estará conformado  también por:

UN  SACERDOTE, UN DIACONO Y TRES PAREJAS DE MATRIMONIOS COMPROMETIDOS CON LA IGLESIA.

EL GRUPO PARROQUIAL, DEPENDE DEL EQUIPO VICARIAL DE PASTORAL FAMILIAR.

Y estará conformado por:

UN SECERDOTE Y CINCO PAREJAS DE MATRIMONIOS COMPROMETIDOS CON LA IGLESIA.

AL CONSEJO DE PASTORAL, LE QUEDA LA TAREA DE CONFORMAR LA COMISION NACIONAL DE PASTORAL FAMILIAR Y ESTA A SU VEZ CONFORME LOS CONSEJOS PROVINCIALES O ZONALES DE PASTORAL FAMILIAR Y ESTOS CON EL VISTO BUENO DE LA COMISION NACIONAL CONFORMEN LOS EQUIPOS VICARIALES, COMO TAMBIEN  DE PROMUEVAN LA CONFORMACIÓN DE LOS GRUPOS PARROQUIALES.

PROGRAMAS

Son las líneas de acción mediante las cuales de manera organizada la Pastoral familiar llega al pueblo de Dios.

ASI,  LOS EQUIPOS PARROQUIALES, ANIMADOS Y PROMOVIDOS POR TODDA LA ESTRUCTURA ORGANIZATIVA EN ORDEN ASCENDENTE, DESARROLLARA  LOS SIGUIENTES PROGRAMAS:

1.      FORMACIÓN DE AGENTES: Promueve actividades formativas dirigidas a los agentes multiplicadores de los programas. Durante el año se ofrecen por lo menos dos Reuniones anuales destinadas a formación, información y puntos varios de los Asesores y Directores  de la Pastoral Familiar.

2.      UN ABRAZO EN FAMILIA, UN SALUDO FRATERNAL, Campañas de integración familiar, programa anual preparado en las parroquias y vicarias.

3.      LA INFANCIA Y LA ADOLECENCIA: Este programa busca contribuir con el desarrollo integral de los niños y niñas y jóvenes adolescentes, en edades comprendidas de 4 a 8 y a los 15 años dentro del seno familiar. Nace de unir la fe y la vida y basa su misión en las palabras de Jesús: “Yo vine para que tengan vida y vida en abundancia” (Juan 10,10)

4.      EL ADULTO MAYOR: Tiene como finalidad despertar el interés y la sensibilidad por la persona mayor y el anciano incorporándolo en su contexto familiar. Se realizan talleres nacionales, regionales y vicariales  para la capacitación de agentes de la Tercera Edad.

5.  LA ESCUELA DE PADRES: Ofrece a los padres de Familia, el conocimiento de la realidad familiar, así como las herramientas de reflexión-acción y participación para educar hijos responsables y felices.

6.   LA VIDA MATRIMONIAL: Promueve el programa de la educación para el Amor y la Sexualidad en su dimensión humana-cristiana. Permanentemente se ofrecen y realizan talleres de “Educación para el amor y la sexualidad” para fortalecer los equipos vicariales del programa y actividades conjuntas con la pastoral juvenil y familiar, que permitan la formación de facilitadores a nivel nacional que se capaciten dentro de una visión integral de la sexualidad. En este programa se ofrecen talleres sobre la relación conyugal, dirigidos a la pareja humana (hombre-mujer), que deseen mejorar su vida conyugal y familiar.

7.   PREPARACION AL MATRIMONIO: Prepara para la celebración del sacramento del Matrimonio. Tiene lugar en los últimos meses que proceden a la boda y se lleva a cabo con encuentros formativos desde una visión humano-cristiana que preparan a la pareja humana (hombre-mujer) a la celebración del Sacramento del Matrimonio.

  1.  APOYO A LA FAMILIA EN SITUACIÓN ESPECIAL.

La Iglesia, como madre, debe preocuparse en forma preferente de sus hijos más necesitados.  No cabe duda de que las familias irregulares, incompletas o en situación difícil, se deben considerar dentro de esta categoría. La pastoral familiar asume como tarea importante, el cuidado del marco social en el que se desenvuelve la familia.

  1. CENTRO DE ORIENTACIÓN FAMILIAR: Es un centro de apoyo profesional interdisciplinario que brinda ayuda a las familias o individuos que la soliciten en las áreas de orientación familiar, psicológica, psiquiatrita, jurídica, planificación familiar y asistencia espiritual.

¿Qué es un equipo o grupo de Pastoral familiar?

Es un instrumento del cual se sirve  la Iglesia para cumplir su misión de acompañamiento a las familias en la comunidad eclesial. Es un equipo de reflexión, de planificación, inspiración, creatividad y coordinación de la acción pastoral al servicio de las familias en los distintos niveles de Iglesia.

Por ello un equipo o grupo de Pastoral Familiar:

• Acoge con espíritu amplio a todas las personas, matrimonios, movimientos, servicios y organizaciones que trabajan en pro de las familias.

• Coordina la actividad pastoral familiar.

• Promueve, forma, fortalece y acompaña,  a los agentes de pastoral familiar.

• Evalúa permanentemente.

• Celebra con las familias dirigentes.

¿Cómo se forma un equipo de Pastoral familiar?

Cada, vicaria, parroquia, , etc., tienen sus propias características y posibilidades. De acuerdo a ellas tiene que ir creando su propio Equipo,  o grupo y estilo de trabajo. Por tal motivo los pasos que se proponen a continuación debe ser adaptados a cada lugar y realidad:

• Que sus integrantes sean testigos creíbles del Evangelio y de los valores familiares.

• Que sean representativos de las familias del lugar.

• Que se tome en cuenta el protagonismo laical, especialmente el de los matrimonios.

• Que se fomente una complementación fecunda entre laicos y sacerdotes o religiosas.

• Que se asegure el equilibrio entre una necesaria continuidad y una renovación permanente. Se propone:

• Nombramiento del Núcleo básico: Asesor (Sacerdote, diácono, religioso(a)),

Directores (1 matrimonio con condiciones de dirigente y una experiencia de Pastoral familiar), y Coordinadores de programas (promueven los diversos programas en pro de la familia, integrado por matrimonios y laicos especializados.

¿Cuáles son los campos de acción en los que se desenvuelve la pastoral de la familia?

El mandato de evangelizar, dado por Jesucristo, no se puede restringir. Todos los ámbitos de la vida humana constituyen campos potenciales para acción de la pastoral familiar. Entre estos podemos enumerar los siguientes:

• Pastoral de la familia en parroquias.

• Pastoral de la familia en Colegios.

• Pastoral de la familia en movimientos.

• Otros espacios de acción: los lugares de peregrinación, los hospitales, ancianatos, etc.,  donde la pastoral de la familia debe estar presente en ellos para entregarles su mensaje.

Grupo Parroquial de Pastoral Familiar

El Grupo Parroquial de Pastoral Familiar es la unidad de base que asegura la actividad evangelizadora de la familia, a través de una estructura adecuada. Tiene como objetivos:

a) Centrar, animar y coordinar la actividad pastoral familiar en la parroquia, orientándose por los conceptos y principios del “Directorio de Pastoral Familiar de la Arquidiócesis de Santiago”, en comunión con el Obispo y el Párroco.

b) Elaborar los Planes de Pastoral Familiar de la Parroquia, en conjunto con los equipos especializados de Pastoral Familiar y en coordinación con el Consejo Parroquial.

c) Elaborar el programa anual de trabajo de la Pastoral Familiar de la Parroquia.

d) Estar en contacto con las bases a través de los equipos pastorales especializados (prematrimonial, paternidad responsable, acompañamiento, etc.).

e) Velar por que toda la estructura de pastoral familiar cumpla su cometido.

f) Incentivar y acompañar los diversos servicios de la Pastoral Familiar.

g) Mantener contacto con la instancia superior, decanal o zonal, según sea el caso, para la entrega de la información y petición de los servicios necesarios para la parroquia.

El Grupo que centra y anima la pastoral familiar en la parroquia, tiene ciertas funciones características:

a) Cuidar de los equipos de servicio pastoral.

Su primera tarea es la promoción de la pastoral familiar, a nivel parroquial, a través de equipos especializados de pastoral familiar.  Esto significa detectar las necesidades, buscar los agentes pastorales y formar los equipos para dar respuesta a esos requerimientos.  Como no es posible empezar con la totalidad de los equipos que requiere una pastoral familiar integral, tiene que abordar esta tarea como un proyecto de largo plazo.  Por eso, se preocupará de que progresivamente se vayan estableciendo todos los equipos necesarios que permitan no solamente una formación matrimonial adecuada, sino también el acompañamiento de la familia a través de todas sus etapas y situaciones.

b) Coordinar la actividad pastoral familiar.

Ejerce funciones de coordinación con la vicaria o la zona, de las diversas actividades pastorales familiares que se suscitan dentro de la misma parroquia, con actividades similares dentro del ámbito territorial y, especialmente, con el Párroco.

c) Acompañar a los agentes de pastoral familiar.

Se preocupa de que haya suficientes agentes pastorales, que reciban una adecuada formación, capacitación y alimento espiritual y que cuenten con material de apoyo adecuado y oportuno para su trabajo.

Organización.

El Grupo Parroquial de Pastoral Familiar estará constituido por un sacerdote asesor y un grupo de cinco matrimonios, entre quienes,  se distribuyen los siguientes  cargos o funciones:

·         Secretaría

·         Acción Pastoral

·         Servicios.

·         Apoyo Logístico

·         Formación

Funciones y Atribuciones.

·         Padre Asesor.

Esta función la puede asumir directamente el Párroco o quién éste nombre para tal efecto.  Asume la asesoría espiritual y teológica del proceso pastoral y participa con el Equipo Parroquial de Pastoral Familiar en la elaboración de sus proyectos y evaluaciones.

·         El Grupo Parroquial de Pastoral Familiar.

Mantiene un proceso constante de reflexión y discernimiento sobre la realidad de las familias de la parroquia, con el fin de propiciar iniciativas que apoyen el desarrollo y la evangelización de los grupos familiares.  Para ello, genera programas y planes anuales, los que han de ser evaluados para tener una visión acabada del proceso pastoral. Aparte del párroco, o asesor, quien anima, estimula, promueve, la vida espiritual de los equipo y de los grupos, el propio grupo debe preocuparse de su formación y espiritualidad,  “llenando estanques”, porque “nadie da de lo que no tiene”. Esto además considerando que no siempre podrá contarse con un asesor “activo”.

■El Matrimonio Responsable, de la acción pastoral.

ü  Asume la conducción del proceso de Pastoral Familiar, encargo delegado por el Párroco correspondiente.

ü  Anima y orienta a los distintos grupos de apoyo a través de los cauces normales.

ü  Procura el cumplimiento de los planes pastorales propuestos y asumidos por el Equipo Parroquial.

ü  Mantiene contacto permanente con las otros Grupos Parroquiales y con la Vicaria, a través de sus responsables.

ü  Representa al Grupo de su Parroquia en la Asamblea de Responsables Parroquiales

*  LA FAMILIA, SOCIEDAD NATURAL.

La familia es una sociedad estable que tiene por objeto la propagación de la especia humana, y en la que sus miembros, por medio de la comunidad de vida y de amor, hacen frente a las necesidades materiales y morales de la vida cotidiana.La familia se dirige a la realización de unos fines esenciales del hombre que éste no puede alcanzar en solitario. Esos fines son la procreación y la educación moral y humana de los hijos, junto con la plenitud y felicidad que los cónyuges consiguen mediante el mutuo amor y ayuda. La familia es una sociedad natural, ya que corresponde a una inclinación natural del individuo; la perpetuación de la especie, que constituye un bien propio y necesario de la naturaleza humana.La unión destinada a la generación se encuentra también entre los animales, en distintos grados, según su perfección. En el hombre, la unión generativa reviste una forma más noble, conforme a la mayor dignidad de su naturaleza. Esa dignidad es superior porque su fin también lo es: la unión conyugal no solo pretende la generación y conservación corporal de la prole, sino además la educación de los hijos. La componente espiritual del hombre ennoblece la trasmisión de la vida en la especie humana; la unión corporal va acompañada de la unidad de voluntades, y de la sociedad que por estar basada en el amor será el ambiente màs adecuado para la formación de los hijos en sus diversos aspectos: cultura, efectivo, espiritual, etc. La familia es la institución que mejor se adapta al mantenimiento de la especie humana, y a las características corporales y espirituales del hombre; es una muestra de que la misma naturaleza exige la sociedad familiar.

1 Timoteo 3  (Biblia de Jerusalen)

Capítulo 3: 1 Es cierta esta afirmación: Si alguno aspira al cargo de Obispo (Sacerdote), desea una noble función.

2 Es, pues, necesario que el  Obispo (Sacerdote), sea irreprensible, casado una sola vez, sobrio, sensato, educado, hospitalario, apto para enseñar,

3 ni bebedor ni violento, sino moderado, enemigo de pendencias, desprendido del dinero,

4 que gobierne bien su propia casa y mantenga sumisos a sus hijos con toda dignidad;

5 pues si alguno no es capaz de gobernar su propia casa, ¿cómo podrá cuidar de la Iglesia de Dios?

6 Que no sea neófito, no sea que, llevado por la soberbia, caiga en la misma condenación del Diablo.

7 Es necesario también que tenga buena fama entre los de fuera, para que no caiga en descrédito y en las redes del Diablo.

8 También los diáconos deben ser dignos, sin doblez, no dados a beber mucho vino ni a negocios sucios;

9 que guarden el Misterio de la fe con una conciencia pura.

10 Primero se les someterá a prueba y después, si fuesen irreprensibles, serán diáconos.

11 Las mujeres igualmente deben ser dignas, no calumniadoras, sobrias, fieles en todo.

12 Los diáconos sean casados una sola vez y gobiernen bien a sus hijos y su propia casa.

13 Porque los que ejercen bien el diaconado alcanzan un puesto honroso y grande entereza en la fe de Cristo Jesús.

14 Te escribo estas cosas con la esperanza de ir pronto donde ti;

15 pero si tardo, para que sepas cómo hay que portarse en la casa de Dios, que es la Iglesia de Dios vivo, columna y fundamento de la verdad.

16 Y sin duda alguna, grande es el Misterio de la piedad: El ha sido manifestado en la carne, justificado en el Espíritu, visto de los Ángeles, proclamado a los gentiles, creído en el mundo, levantado….


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: